sábado, 29 de noviembre de 2008

Amor eterno

Te di mi corazón.

Tú prometiste conservarlo en la nevera.
Te dije que no funcionaría y hablaste del congelador.
Te mostré las gambas de la navidad pasada y contactaste con una empresa norteamericana especialista en criogenización.

Ahora vivimos en el polo, huyendo constantemente del deshielo.

Como los osos.

11 comentarios:

El detective amaestrado dijo...

aqui hace frio, mas de lo usual.
gracias por tu beso, tiene poderes descongelantes

Insomne dijo...

conservar una llama en el frio... no es muy inteligente.. que tal en un volcan...

islabel dijo...

Es genial!!!!!!!!!
Un besazo guapa

Lena dijo...

ohhhhhhhhhhhhh

Pero niña......

Qué bueno!

Una gozada...

Besos, GUapa!

Georgia dijo...

excelente, me fascinó este poema; tiene una gran fuerza y un muy fino humor

Hay mucho calor en ese frio

un gusto helado saludarte

un tordo dijo...

un amor refrigerado, a salvo de la descomposición, bravo!
saludos,
E.

Vulcano dijo...

Me encantó,
esos corazones congelados en un amor
que no quiere morir jamás.

sin embargo ...
Soy un volcán
y mis corazones
de fuego
queman, queman y nunca
dejan de quemar,
aún en las cenizas.

Un corazón de fuego dorado,
para un corazón congelado.

Vulcano.

Sandra sin data dijo...

Caí por aquí y me contagie un poco de ti. Te espero. Compartamos un poco de nuestro tiempo. Así son los hombres, así son las cosas...... y tu eres bonita, seguro.

MANDALAS POEMAS dijo...

Hola Adriana mil gracias por tu visita. Tu espacio resulta acogedor, tus letras, sencillas, tienen el poder de tramar y atrapar. Te visitaré con más frecuencia.

Un abrazo.

Víctor

La Gata Insomne dijo...

mira que eres buena!!!
en lo que te propongas

esta suerte de poema microrelato es GENIAL!!!!!

muchos besos niña

(tengo un nieto nuevo, se llama Ciam (por los ojitos azules y el juego de palabras con siamés), es un gatito siamés de 2 meses que compró mi hija!!!! cuando tenga fotos te lo muestro)

Anónimo dijo...

esa sencillez atrapa...
¡felicidades!
alicia y mónica