sábado, 18 de julio de 2009

Enemigos naturales

Enfrentados.
Separados por un frágil muro de cristal.
Ella, hechizada por el brillo tornasol de su pecho
Él, hipnotizado por unos ojos verdes.
Encadenados por una atracción irresistible,
una pasión primitiva que late en su sangre.
Depredador
Presa
Ella sintiendo un impulso salvaje que le hace tensar los músculos,
menear la cola con inquietud,
mantenerse en un estado de alerta total.
Él paralizado por el terror
sintiendo el impulso de huir
pero quedando petrificado por una mirada
que es árbol, selva, enredadera verde que le atrapa

Quietos

Hipnotizados

¿Enamorados?

10 comentarios:

Lena dijo...

Qué grande está Bruma...

Se siente la tensión...

Me angustia sentir al cazador...

Un besito a mi chica in!

Lena dijo...

(la cola de Bruma parece un abanico)

TORO SALVAJE dijo...

Jo.
Da miedo.

Besos.

yurenaguillen dijo...

Buen collage de imágenes, Ariadna.
jejej
Un abrazo grande.

Anónimo dijo...

hay un poco de amor en toda lucha...
como siempre, me encantó el post
alicia

Carver dijo...

Interesante reflexión sobre lo que sucede en la vida.

Besos

Jairo Rojas dijo...

¿enamorados? Es posible, se han visto casos. También sirve de metafora para otros “enemigos”. Buena foto. saludos

(* dijo...

Lo que sea, Ariadna, lo que sea, casi no importa de tanta belleza.

Un dulce beso.

Marcelo dijo...

Tenés razón. Algo de eso es el amor.

hannamary dijo...

Dudo que sea amor. En todo caso amor a la caza o al peligro. Puro instinto animal. Eso no es amor... ¿Verdad?