lunes, 14 de diciembre de 2009

Nieve

Despertar en la mañana y descubrir la sorpresa de que algo ha cambiado mientras dormías.

Detenerse en la danza lenta de los copos atravesando el resplandor de las farolas aún encendidas a esa hora del amanecer.

Seguir su viaje manso hasta el suelo.

Ver como se unen a miles de diminutos copos idénticos que visten la calle de una atmósfera nueva.

Un perfil blanco lleno de paz y de silencio


5 comentarios:

isis de la noche dijo...

Ah... un níveo embeleso ;)

preciosa imagen la de las palabras y la de la foto ;)

besos

alicia dijo...

qué bien lo has dibujado. Casi se puede caminar sobre la nieve de tus palabras y sentir esa blandura de plumas y frío. Me encanta esa sacudida de copos!

Xibeliuss dijo...

Sobre todo, el silencio...

monica dijo...

hoy seré un copito más que juega con la brisa en la caida y disfrutaré del viaje que narras...

Pablo aka Che dijo...

Siento profanar este sosegado deleite, pero aviso: la nieve de hoy es la mierda blanca de mañana...