martes, 23 de junio de 2009

ERE


ERES


SERE


ERASE


ERASABLE


SABLE


ABLE


ALE


¿EH?



La soberbia es lo que muchas veces no me deja ver. Llegó el tiempo temido, ese en el que ya no se distingue quién es quién y solo los números nos identifican. Y ahora toca correr, intentar huir a la desesperada por ventanales de barrotes, pillando todo lo que pueda, sin mirar atrás, antes de que definitivamente le cierren a uno la puerta.

Tal vez ha llegado el momento de salir de casa. Un salto sin red

4 comentarios:

El mejor profeta del futuro es el pasado dijo...

¡Salta ya!

TORO SALVAJE dijo...

Tanta red nos está convirtiendo en muy vulnerables.
Sal de casa.

Besos.

yurenaguillen dijo...

Pues sí. Es el momento.
Mucha suerte.
Salta!
Un abrazo grande.

Lena dijo...

Guapa Guapirisísima...

Estará bien.

Un beso

(Ya nos carteleé...también nos publicita Francisco Cenamor en Asamblea de Palabras...preparadas, listas, fuera!!!!!)