domingo, 9 de marzo de 2008

Segundo día sobre ruedas

Hoy he vuelto a alquilar una bici en el Retiro. He ido con mi amiga Carmen y aunque el día amenazaba lluvia, al final hemos podido aprovechar una buena horita pedaleando. Ya voy mucho más suelta y aunque aún cuando me cruzo con gente mi manillar tiene una fuerte tendencia a colisionar, sé que es algo que voy a dominar porque me encanta. El viento en la cara, la velocidad, te hacen sentir libre. Es increible durante años el no saber montar en bicicleta ha sido un gran complejo, la verdad es que nunca lo había intentado, pero el miedo y los límites que uno mismo se pone eran más fuertes. Es increible lo fácil que es y me llevo una gran lección, lass barreras sólo existen en mi cabeza. Como dice un compañero: "Impossible is nothing"

6 comentarios:

La Gata Insomne dijo...

En El Retiro y viento fresco!!!
será que me quieres matar????

Claro que puedes hacer eso y mucho más
algún día me contarás por qué no tuviste bici de peque

besos

Anónimo dijo...

la proxima vez que vengas a verme a Paris, saldremos a pasear con el sistema velib!
Un besazo!

Anónimo dijo...

La próxima aventura en Bici será la semana que viene en Central Park, ¿vale?

Un beso desde Lisboa

Lena dijo...

Yo quiero también.

Pedro dijo...

Es lo bueno que tiene el paso del tiempo, que nos permite extraer buenas conclusiones y aprender lecciones de todo lo que nos ocurre y hacemos.
Disfruta de tus paseos.
Besos.

Jolie: Desde la Barandilla dijo...

es bueno ser osado de repente y atreverse, genial cuando marcha sobre ruedas!